Una mirada al interior: Priyadarsi Roy
 
 
Sus ojos grandes y expresivos rememoraron su infancia y su amor por la ciencia desde niño. Con una mirada profunda y cristalina, el doctor Priyadarsi Roy resaltó el apoyo de su madre y los consejos de su padre, quien con el paso del tiempo se convirtió en su principio de vida para relacionarse con los demás y ejercer su vida profesional: "Cuando era pequeño solía ponerme nervioso antes de un examen. Mi madre, para apoyarme, una noche antes se quedaba conmigo leyendo el libro desde la primera hasta la última página. Ella estudió hasta la secundaria y posiblemente había momentos en que no entendía todos los contenidos, pero eso no la detuvo para ayudarme de esa forma hasta que entré a la Universidad".
 
Para el doctor Roy, su familia y la escuela han sido sus motores para alcanzar cada una de sus metas: "En la India estudié en una de las mejores escuelas: Indian Institute of Technology. En este tipo de institutos comes, respiras y duermes con ciencia. Te educan de una forma en que amas la ciencia. Dentro del campus viven los maestros y los alumnos, así es que si tienes un problema o no entiendes un tema, puedes buscar al maestro y él te ayuda. Aún recuerdo que en una ocasión estábamos haciendo un reporte de geología estructural y a media noche no lográbamos resolver un problema; buscamos al maestro y él terminó de explicarnos hasta las cinco de la mañana del día siguiente".
 
En este ambiente de estudio que ofrecen los institutos en la India, en ocasiones, considera el doctor, te desconectan de la sociedad y del mundo. Por ello, él siempre procuraba tener presente la admiración y respeto por sus padres, en especial el consejo que repetidamente le decía su papá: "Lo importante es ser educado, porque una persona puede tener un grado muy alto pero no ser educado". Consejo que el doctor busca también transmitir a su hijo de cinco años y a sus alumnos "Los alumnos también son hijos, hijos adoptivos".
 
Priyadarsi Roy estudió dos maestrías: una en Ciencias, Geología Aplicada, en el Indian Institute of Technology Roorkee y otra en Geología Ingeniería en el Indian Institute of Technology, Kanpur. Posteriormente viajó a Alemania para hacer sus estudios de doctorado en Universitaet Karlsruhe. Hasta ese momento no imaginaba ni en sueños estar en México: "En Alemania me enteré de la convocatoria para maestros en la Universidad de Hidalgo, apliqué y en el proceso me regresé a la India para hacer un posdoctorado, mientras estaba en ello me avisaron que había sido aceptado. Por un momento dude en venir, pero al final me decidí y llegué a México con 27 años y un pasaje de regreso, porque no pensaba quedarme".
 
Desde entonces han pasado ya diez años y el doctor Priyadarsi se ha convertido en un experto en estudios de paleoclima. Actualmente trabaja en el Instituto de Geología de la UNAM y sus investigaciones se centran en las áreas desérticas del norte de México.
 
¿Por qué escogiste esa zona?
 
El tema de evolución de los desiertos es un gran reto científico que me sorprende siempre, porque aquí hay poca disponibilidad de agua. El fenómeno del Niño es cada vez más frecuente y los océanos Atlántico y Pacífico están mucho más calientes. Ambos fenómenos aumentan la desertificación en las regiones subtropicales de México, en la parte norte del país. Investigar sobre clima de esta área es algo necesario, que contribuye a la descripción regional completa del territorio mexicano y a afrontar mejor las consecuencias del cambio climático actual.
 
¿De qué forma los estudios paleoclimáticos contribuyen en la prevención de desastres?
 
Existe un dicho que dice que cuando hay mucha agua es malo y también cuando no la hay. En la actualidad nos preocupan inundaciones por los huracanes en una parte del país y las sequías por la falta de lluvia en alguna otra parte, debido al cambio climático causado por aumento en los gases del efecto invernadero en la atmosfera. En la parte más joven de la escala geológica, llamado el Cuaternario, hubo variaciones en temperatura y concentración de los gases del efecto invernadero en una manera casi cíclica. De modo que si estudiamos y entendemos cómo la precipitación y desertificación en el pasado fueron afectados por la variabilidad climática, se podría construir parámetros climáticos que ayudaran para planear a futuro y prevenir desastres. Si bien no te da soluciones completas, nos brinda pronósticos de lo que puede suceder.
 
¿De qué nos sirve reconstruir el clima del pasado?
 
Los sedimentos, suelos y rocas depositados en la superficie de la Tierra siempre han guardados evidencias y efectos de la variabilidad climática y al igual que el ser humano escribe sus diarios. De esta forma, el reconstruir el clima del pasado te brinda una primera idea de los que debes esperar y de esta forma puedes planear para los en el futuro próximo. En pocas palabras, el estudio del pasado cercano nos asegurará un futuro más seguro.
 
¿Cómo defines a la paleoclimatológia?
 
La paleoclimatología es el estudio de la variabilidad climática del pasado, el cual estaba causado por procesos naturales y actualmente también incorpora en sus estudios el calentamiento global, un proceso antropogénico, que produce el hombre.
 
¿Qué recomendación les darías a los lectores para reducir el calentamiento global?
 
Es una tarea difícil que preocupa a muchos países y que se ha reflejado en distintos tratados que han implementado, pero yo pienso que la clave está en hacer conciencia entre la población y repensar nuestro futuro. Nuestros planes son a corto plazo, por lo tanto nuestras preocupaciones y soluciones no se centran en las necesidades de las futuras generaciones y no nos preocupamos en el planeta que les vamos a dejar a nuestros nietos o tataranietos.
 
Hay que ocuparnos en educar a los niños en el cuidado del planeta, para que ellos en su adultez eduquen a otros niños y se construyan cadenas de cultura ambiental y conocimiento.
 
Última fecha de actualización 18/05/2015, por Nasheli Arellano
 
   
 
 
Av. Delfín Madrigal No. 665, Coyoacán, Pedregal de Santo Domíngo, C.P. 04360, Del. Coyoacán, Ciudad de México, CDMX, Tel. (+52 55) 5424-6100, (+52 55) 5606-8837
Comentarios sobre este Sitio de Internet