Inicio | Directorio | Contacto | Ubicación |
Jueves, 30 de Marzo de 2017
Descripción del Monitoreo Volcánico
La Pasión según Eunice.
El Popocatépetl desde los alrededores del refugio República de Chile en el Iztaccíhuatl, Edo. Mex
Monitoreo y vigilancia del volcán Popocatépetl
México se encuentra situado en una región con importante actividad volcánica. De los 3,000 volcanes que aproximadamente tiene el país, 14 son considerados activos. El país ha vivido actividades recientes de volcanes que han presentado fases eruptivas importantes, algunas con consecuencias desastrosas, ejemplo de ello son el Paricutín, en Michoacán, que hizo erupción en 1943, el Chichón, en Chiapas, en 1982; el Tacaná, en Chiapas, en 1986 y el volcán de Colima, el cual ha tenido episodios de gran actividad en los últimos años. La prueba más reciente se vivió a finales de 1994 cuando el volcán Popocatépetl, pasó de una fase moderada de actividad a una de gran actividad sísmica y fumarólica con abundante emisión de gases, cenizas, extrusión de lava e incluso producción de flujos piroclásticos durante los eventos eruptivos de mayo y junio de 1997.
El Popocatépetl, es un estratovolcán andesítico-dacítico, localizado a 60 km al sureste de la Ciudad de México y a 45 km al oeste de la Ciudad de Puebla. Tiene una altura de 5452 msnm y un cráter de 900 m de diámetro y aprox. 200 m de profundidad. Su edificio cubre un área de 500 km2 abarcando los estados de Puebla, México y Morelos.
La única manera de percibir y evaluar el estado de actividad y riesgo asociado de un volcán, es a través de la observación y vigilancia sistemática mediante diversos métodos visuales e instrumentales. Si estos se aplican en forma anticipada en las fases previas a un proceso eruptivo, es posible, en la mayoría de los casos, detectar oportunamente un cambio cualitativo y cuantitativo de la actividad que inclusive pudiese conducir a una predicción en el corto plazo de un proceso eruptivo inminente y poner en marcha, de parte de las autoridades de Protección Civil el plan de emergencia previamente establecido. Una muestra de un sistema de vigilancia y monitoreo oportunamente establecido es el del volcán Popocatépetl. En un esfuerzo conjunto del Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED), de la Secretaría de Gobernación, los Institutos de Geofísica y de Ingeniería , de la UNAM , y con la colaboración del Cascades Volcano Observatory, del U.S. Geological Survey, se estableció en los últimos años un complejo sistema de observación telemétrico con una central de adquisición y procesamiento de datos.
Cuatro tipos de monitoreo se han establecido en el volcán: visual, sísmico, geodésico y geoquímico, de los cuales el más importante es el sísmico. La red de monitoreo del Popocatépetl está compuesta por 15 estaciones localizadas en las laderas circundantes del volcán en sitios con altitudes de hasta 4300 m y a 1.5 km del cráter. La instrumentación consta de 8 sismógrafos triaxiales de periodo corto, 4 de banda ancha, 4 inclinómetros biaxiales para medir deformación, una cámara de video con enlace de microondas, un radar doppler meteorológico y diversos equipos para mediciones geodésicas, análisis químicos y determinación de las concentraciones de gases SO2 y CO2. Más de 50 señales de telemetría son trasmitidas en forma continua hacia un puesto central de registro y procesamiento localizado en el CENAPRED. Allí y mediante una extensa red de computadoras, la actividad es monitoreada y procesada las 24 horas del día. Al detectarse cualquier incremento anormal de la actividad sísmica del volcán, se activa un sistema de alarma acústica y a través de un sistema de marcado automático se envian mensajes a teléfonos particulares celulares y localizadores del personal de guardia . Del análisis de la información, las recomendaciones relativas al nivel de alertamiento son tomadas por el Comité Técnico Científico Asesor, integrado por eminentes investigadores de la UNAM y del CENAPRED. Mediante reportes especiales, autoridades del gobierno y de Protección Civil son informadas periódicamente acerca del nivel de actividad del volcán. Para el público en general se dispone de un buzón telefónico con mensajes sobre su estado de actividad.
Con la participación de diversas instituciones y un enorme esfuerzo realizado por parte del personal encargado, se ha logrado en un plazo corto, poner en operación una extensa infraestructura de registro y monitoreo que permite ya la vigilancia estrecha del volcán así como la detección oportuna de cualquier cambio en su estado de actividad.
 
Centro Nacional de Prevención de Desastres
 
 
 
Av. Delfín Madrigal No. 665, Col. Pedregal de Santo Domíngo, Del. Coyoacán
Distrito Federal CP. 04360, Tel. (+52 55) 5424-6100, (+52 55) 5606-8837
Comentarios sobre este Sitio de Internet